Un tren con destino al futuro


Ya desde el siglo XIX el ser humano ha visto en el tren un medio ideal para el transporte tanto de mercancías como de personas. Aunque la irrupción del avión hizo de él un medio de transporte secundario para largas distancias, parece que la idea de tener una red viaria que pueda competir con el transporte aéreo está volviendo a avivarse.

Son muchos ya los países que disfrutan de sus redes de tren de alta velocidad, donde la poca restricción de equipaje, la posibilidad de llegar a un centro urbano como destino y la mínima espera para subirte al tren, hacen de este medio de transporte una alternativa muy atractiva para el usuario.

Por tanto, debido a la popularidad creciente del uso del tren, estamos siendo consciente de la modernización que está sufriendo este medio de transporte.

Un claro ejemplo de ello es el metro de Barcelona, que anunció la semana pasada la apertura de la esperada Línea 9 que permitirá conectar el centro de la ciudad con el aeropuerto. Pero lo curioso de esta línea, al menos para mí, no es la conectividad que ofrece ni el servicio que proporciona, sino la tecnología que hay involucrada en el desarrollo de este vial.

Un tren con destino el futuro- Automatización del metro de Barcelona y el desarrollo del hyperloop

La línea 9 y la posterior construcción de la línea 10 van a ser los tramos más largos del mundo recorridos por un tren sin conductor, así que ahora al coche sin conductor se le suma el tren sin conductor. Malos tiempos para las licencias de conducción.

Aunque nos hayamos acostumbrado al concepto “sin conductor”, la realidad es que el nivel tecnológico que hay detrás de estos proyectos es bestial. En el caso del metro de Barcelona, no solo consiste en acelerar y frenar para estacionar el vehículo en el sitio correcto, la automatización llega a tal nivel que el tren sabe que otros trenes circulan cerca suyo, gracias a balizas instaladas en las vías, interpreta la señalización ferroviaria de la vía tomando las mejores decisiones en ese momento e incluso sabe si ha habido algún problema con algún pasajero, para la correspondiente actuación. Y aunque no he encontrado información al respecto, en un posgrado que realicé de automatización, uno de los profesores que tuve era, en aquel momento, el responsable del proyecto de la automatización del metro de Barcelona y nos aseguró que el objetivo del proyecto no era solo que el vehículo fuera autónomo, sino que la estación también lo fuera. Por tanto, no existiría la presencia de ningún trabajador para la resolución de problemas en la expedición del billete, en el control de la estación ante posibles incidentes o en el cierre y apertura de la misma. Todo esto se iba a realizar de forma autónoma, eso sí, vigilado por un centro de control para su correcto funcionamiento.

Hasta ahora hemos hablado de lo que fue y de lo que es el transporte ferroviario, pero ¿qué va a ser en el futuro del tren? ¿Seguiremos usando este medio de transporte o existirán alternativas que hagan enterrar el viejo concepto del ferrocarril?

La respuesta a esto viene de la mano de Elon Musk, inventor y fundador de PayPal, Tesla Motors, SpaceX y SolarCity. El señor Elon, ante la cantidad de tiempo libre que tiene, ha fundado otra compañía llamada Hyperloop Transportation Technologies.

Hyperloop es un proyecto que podríamos enmarcar entre mitad avión mitad tren. Para resumir, Hyperloop es una cápsula cilíndrica que viaja a través de una tubería. Dicho así, no parece que se haya roto los sesos el señor Musk, pero el concepto es básicamente ese, aunque un poco más sofisticado.

Un tren con destino el futuro-Hyperloop mitad tren mitad avión, descubre en que consiste y como funciona

La cápsula de Hyperloop es el vehículo donde se suben los pasajeros, la cual es introducida dentro de una tubería de aspecto similar al de un oleoducto. Dentro de esta tubería la presión es muy baja, por lo que la resistencia al aire es muy pequeña. Esto sumado a que la cápsula va levitando dentro de la tubería, hace que alcance, ni más ni menos, que el doble de la velocidad de un avión y cuatro veces la velocidad de un tren de alta velocidad. Debido a la poca resistencia que hay en el interior de la tubería, el gasto energético del Hyperloop es bastante pequeño si lo comparamos con trenes y aviones convencionales. Por ello, el proyecto está pensado para que el Hyperloop esté alimentado solamente con energía renovable. Además, debido a las características internas de la tubería el pasajero no notaría grandes fuerzas G, es decir, aunque vaya bastante más rápido que el avión esa aceleración no se notaría en el interior de la cápsula.

Os diréis, otro loco con dinero al que se le ocurren ideas que no llegarán a nada. Pues lo mejor de todo esto, es que a pesar de lo futurista del proyecto, se acaba de confirmar la construcción de un tramo de 8 km alrededor de California  y las obras empiezan este año 2016. Así que mientras algunos países todavía seguimos construyendo el tren de alta velocidad, otros miran al futuro del transporte.

Como hemos visto, desde sus comienzos, el tren no ha dejado de ser uno de medios de transporte preferidos por el ser humano, y gracias a su modernización y a alternativas más futuristas, hacen de él un serio competidor frente al transporte aéreo. Así que uno nunca sabe, igual acabamos viajando como en la serie de dibujos Futurama.


 

2 Respuestas

  1. Néstor Mío TavaraNo Gravatar
    Me gustó el artículo muy interesante INGENIERO.
    • DenisNo Gravatar
      Gracias Nestor, bienvenido a mi blog, he visto que te has dado del alta en mi newsletter así que espero seguir agradandote con nuevos artículos. Saludos!!

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos