Un ultraláser llamado Vega


Han pasado años desde la aparición del primer láser, nada más y nada menos que 50, y desde aquel momento se ha convertido en un elemento cotidiano en nuestras vidas. Lo hemos visto en discotecas, en aparatos electrónicos, en tiendas de chinos y hasta en centros de depilación.

Pero cuando parecía que la evolución de esta tecnología se había quedado un poco estancada, aparece el ultraláser.

Antes de meternos con la explicación de lo que es el ultraláser deberíamos explicar lo que es realmente el láser. El láser es un acrónimo de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, es decir es una luz creada artificialmente debido a la emisión estimulada de radiación, donde dicha estimulación se consigue, a grandes rasgos, gracias a la pérdida de energía de ciertos electrones en los átomos producida por fotones.

Sin entrar en explicaciones complicadas, la diferencia principal de un ultraláser con un láser convencional es su potencia.

 

¿Qué es un ultraláser?

 

El ultraláser o laser ultra intenso, tiene una potencia de un petawatio (1 pW) y aunque es una cifra realmente alta, no nos hacemos a la idea hasta que os diga que se puede asemejar a la potencia creada por todo el parqué automovilístico del planeta o un millón de veces la potencia eléctrica instalada en España.

-Un ultraláser llamado Vega-Vega, como el nombre de la estrella más brillante del hemisferio norte, es uno de los 10 láseres más potentes del mundo y está situado en el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos de Salamanca (CLPU).

Si nos fijamos en la ecuación física de potencia, vemos que es la energía partida por el tiempo (P=E/t). Por tanto, para conseguir esas elevadas potencias se puede realizar de dos formas, uno teniendo grandes energías en unos pulsos relativamente largos, técnica utilizada en láseres de fusión nuclear o teniendo unas energía relativamente moderadas y que el pulso de luz sea muy muy pequeño, exactamente del orden de los femtosegundos (1x10-15 segundos).

 

Proyecto Vega

 

Vega, como el nombre de la estrella más brillante del hemisferio norte, es uno de los 10 láseres más potentes del mundo y está situado en el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos de Salamanca (CLPU).

Vega es un láser ultracorto y ultrapotente y su pulso de luz dura unos 30 fs, más o menos lo que tardaría la luz en atravesar el espesor de una hoja de papel. Vega, a diferencia de otros láseres convencionales hechos a través de gas o diodo, está construido con zafiros artificiales de un tamaño de 30 cm a los que se le han añadido impurezas de titanio. El titanio tiene como propiedad la capacidad de absorver luz y emitirla en diferente color y en Vega convierte el láser verde en laser de luz infrarroja.

El láser generado por Vega es de unos 24 cm de diámetro y gracias a unas lupas muy sofisticadas consiguen concentrar ese haz en uno de unas 100 micras, con una densidad de energía descomunal.

El CPLU utiliza a Vega como un centro de usuarios no como un centro de investigación, es decir, los miembros del CPLU no investigan con Vega, sino que es una herramienta abierta a los diferentes grupos de investigación del planeta que quieran hacer experimentos con este tipo de láseres tan poco comunes.

-Un ultraláser llamado Vega-Vega, como el nombre de la estrella más brillante del hemisferio norte, es uno de los 10 láseres más potentes del mundo y está situado en el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos de Salamanca (CLPU).

 

Aplicaciones de los ultraláser

 

Debido a la duración tan corta de los pulsos de luz de estos ultraláser, a un ritmo de miles de pulsos por segundo, permite estudiar fenómenos muy rápidos como podría ser el movimiento de los electrones en las moléculas, casi de un forma estroboscópica.

Otra importante aplicación es la creación de fuentes de rayos x de diferente naturaleza a los actualmente existentes, con el fin de poderlos usar en campo médico, aumentando la nitidez de las imágenes que ofrecen los actuales.

También se podría utilizar este láser para direccionar electricidad a través del aire, tanto para un uso de pararayos o otras aplicaciones más sofisticadas donde se necesite transportar electricidad a grandes distancias sin la necesidad de cables.

Al fin y al cabo, Vega o el resto de ultraláser son aceleradores de partículas y han abierto nuevas línea de investigación dentro del campo de la física de partículas, debido a su interacción con la materia y a la capacidad de generación de aceleración.

 

Cierre:

 

A parte de los láseres de recreo existen otros modelos más desconocidos y de gran utilidad en el sector industrial y médico.

Los ultraláser se han convertido, debido a sus propiedades, en la principal competencia de los aceleradores de partículas, ya que para su construcción no se necesitan grandísimas inversiones ni gigantescas infraestructuras. Así que puede que algún día lleguen a desaparecer estos gigantescos donut y podamos realizar los mismos experimentos en una sala de laboratorio.


Subscríbete a mi blog
Estarás al día de los últimos artículos publicados a través de email. (Máximo un email a la semana)

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos