Maurice Ward: Realidad o ficción…depende de ti


¿Os imaginaríais a Belén Esteban de científica loca realizando montajes en programas televisivos para ganar dinero y obtener notoriedad? Yo la verdad es que no, ya que la susodicha es mucho más lista que un científico y en vez de estudiar, eligió la carrera de Oxford Fiesta, la cual da mucho más dinero que la de científico convencional.

El tema que os traigo hoy, puede que sea muy parecido al caso de Belén Esteban, pero cuando digo “puede”,es que al día de hoy la comunidad científica no sabe si el suceso que os voy acontar a continuación fue una patraña o un invento sin igual. Aún así, todo indica que nunca lo sabremos.

Corrían los años 90 y mientras algunos nos dedicábamos a escuchar las gamberras canciones de loquillo y los trogloditas, entre otros, un británico peluquero, ya jubilado por el entonces, llamado Maurice Ward proclamó que había inventado un material con unas propiedades asombrosas. En aquel momento, Maurice se dedicó a ir de universidad en universidad contando a los científicos especializados en materiales lo que había descubierto, con el fin de obtener su respaldo, pero debido a su profesión como peluquero y su ausencia de conocimientos científicos, ninguno de ellos le creyó. Gracias a su inagotable paciencia y su eterna fe en el material que había creado, Maurice consiguió cerrar una entrevista en un programa televisivo británico llamado Tomorrow´s World, en el cual se hablaba de los inventos científicos más relevantes del momento. Nadie sabe como consiguió aparecer en dicho programa, pero lo que allí se vio dejó a la comunidad científica con la boca abierta.

Starlite, así fue como llamó a aquel material. Un plástico no tóxico termoprotector que aguantaba más de 1.000 ºC sin inmutarse, no solo eso, sino que después de unos minutos al contacto con dicha temperatura el material no percibía ni un ligero calentamiento, pudiéndose tocar éste con la mano, como se muestra en el video.

Después de aquella noche, el teléfono de Maurice Ward no paró de sonar. Al otro lado del teléfono, infinitas empresas interesadas en la explotación de dicho plástico, incluso se dice que tanto la NASA como el servicio secreto británico contactaron con él para hacer unas pruebas, las cuales satisficieron a las diferentes agencias.

En una entrevista meses después a un medio de comunicación, Maurice dijo que la idea surgió después del desastre aéreo ocurrido en Manchester en 1985, en el que murieron más de 55 personas y que según él se podría haber evitado si los aviones estuvieran recubiertos con un material no tóxico y térmicamente aislado. Además, quiso puntualizar en aquella entrevista que aunque él no fuera científico tenía una dilatada experiencia en la manipulación de gomas, cuyo material está presente en todas las lacas y gominas del mercado, y fue por ello por lo que empezó a mezclar diferentes plásticos hasta que dio con su Starlite.

Pero, ¿qué ocurrió? ¿por qué al día de hoy no se ha explotado la fabricación de este material? ¿por qué todo el mundo se ha olvidado de este suceso? Existen tres hipótesis, las cuales arrojan algo de luz a tanta pregunta:

La primera dice que el famoso peluquero era muy consciente del enorme potencial de su invento y sus pretensiones económicas eran tan altas que ninguna compañía quiso fabricarlo, se hablaba de que exigía un 20% de la fabricación del material. La segunda, hace referencia a posibles interferencias de los servicios secretos de ciertos países, los cuales hicieron todo lo posible para que el Starlite nunca viera la luz, ya que su presencia en conflictos bélicos, debido a su poder termoprotector, haría más difícil acabar con el adversario, por tanto conllevaría a guerras más cruentas e incluso nucleares. Y la tercera, puede que la más plausible, dice que fue todo un montaje y que todas las pruebas realizadas fueron manipuladas por el propio peluquero.

Personalmente, ninguna de las hipótesis me satisface. Los videos hablan por si solos y parece cierto que la NASA estuvo interesado en este material, hasta se habla de él en wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Maurice_Ward). Sin embargo, se desconoce la existencia de una patente, no se sabe si fue por la desconfianza de Maurice a que años después su misteriosa mezcla de plásticos pudiera ser desvelada.

La realidad es que ya han pasado años desde aquella noche y no se tiene constancia de la fabricación del material, y no solo eso, si no que Maurice Ward falleció hace más de 3 años y todos pensaban que se había llevado su secreta mezcla a la tumba, pero la revista New Scientist publicó hace poco en un artículo, en recuerdo, que un familiar del fallecido peluquero podría tener conocimiento de la secreta formula.

Pero como toda gran historia, siempre hay sucesos sin resolver y al final en esta nos quedamos sin saber si Andreita se ha comido el pollo.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos