La muerte, ¿cómo la explicaría la ciencia?


El tema de hoy viene cargado de pura polémica, pero sin intención de sustituir a Iker Jiménez y mucho menos a un pastor religioso, voy a dar una hipótesis científica explicando la muerte humana. Antes de empezar, me gustaría puntualizar que todas las ideas que voy a exponer a continuación son propias, es decir, no he consultado ningún texto científico, así que espero que nadie se sienta incomodo leyendo y si fuera así, pido perdón por adelantado, pero como el nombre del blog dice paCiencia la mía.

La muerte es una de las mayores incógnitas del ser humano, aunque desde el comienzo de los tiempos el ser humano siempre ha estado buscando incansablemente la fuente de la vida para evitar la muerte, la realidad es que es inevitable. Cada cultura interpreta la muerte de una forma diferente pero lo que es común en todas ellas es el dolor por la perdida de los seres queridos. Mi hipótesis está totalmente abstraída de las emociones y sentimientos que puedan conllevar dicha perdida, por eso insisto en lo delicado del asunto.

La respuesta científica más plausible de la muerte natural la aporta la medicina, la cual la define como un envejecimiento paulatino del organismo. Pero ni soy médico ni pretendo serlo, por lo que mis teorías locas de la muerte no se fundamentan desde el campo de la medicina sino uno un poco más teórico, la Física.

Visualización de las líneas de campo magnético mediante un imán y virutas ferromagnéticas .Antes de explicar mi hipótesis de la muerte en términos físicos, creo que debería explicar primero la vida. Para ello, imaginémonos un potente imán creando un potente campo magnético. Si añadimos virutas ferromagnéticas alrededor (y dale con las virutas), como hemos dicho en otras ocasiones, veremos perfectamente definidas las líneas del campo magnético (como se aprecia en la foto) y estas se reorientarán como si de un dipolo magnético se tratara, dibujando con total nitidez las líneas de campo magnético. Supongamos ahora que añadimos una viruta un poco más grande dentro de la maraña de virutas perfectamente ordenadas. Esta generará una influencia a las virutas que se encuentren a su alrededor e incluso al campo magnético en general, modificando sus líneas de campo. Por tanto, mi hipótesis dice que somos una simple viruta o más elegantemente dicho, somos Energía. Y como toda energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

Así que cuando nacemos, una energía de procedencia desconocida da lugar a la vida, creando una alteración energética en el campo ya existente. Por tanto, somos energía, y como el electrón necesita una diferencia de potencial para moverse, nosotros como energías, necesitamos de otras energías para poder movernos y así poder evolucionar a otros estados energéticos superiores, donde nos sentiremos más poderosos pero a la vez más vulnerables de desexcitarnos.

¿Pero que ocurre cuando un electrón tiene el siguiente estado energético separado por un gap muy grande? Pues la teoría de bandas nos dice que se necesitaría una energía muy muy grande para que promocione a un siguiente estado, pero como este suceso es muy complicado que ocurra, lo más probable es que ese electrón se quede eternamente en ese estado energético.

Lo anterior puede ser un símil aplicable al suceso de nuestra muerte, donde nuestra energía es tan débil que ya prácticamente no interfiere en las energías que nos rodean y como le sucede al electrón nos quedamos eternamente en el mismo estado energético. Pero, ¿cuál es ese estado?

Desde hace más de 200 años, se ha visto u oído de la habilidad de ciertos humamos a contactar con espíritus y seres, como ellos dicen, del más allá. Obviamente contado así no tiene ningún tipo de credibilidad, pero si os diría, siguiendo con mi hipótesis, que esos humanos son energías las cuales tienen una sensibilidad enorme a detectar energías muy muy débiles…Podría ser una respuesta más plausible.

Como materia que somos, la física nos dice que tenemos asociada una energía, y en mi hipótesis dicha energía la asocio a la energía mecánica, ya que nos encontramos bajo un campo gravitatorio y en constante movimiento. Así que para los que no os acordéis, la energía mecánica es igual a la suma de la energía cinética más la potencial. En el caso de la muerte, como hemos dicho anteriormente, nuestra energía no se destruye sino que se transforma, por tanto podemos aplicar la ley de conservación de la energía mecánica, quedando:

Emecánica=Ec + Ep-->Ec+Ep=E´;

Donde larepresentaría la energía en la que nos transformamos en el lecho de nuestra muerte, la cual la lanzo a la comunidad científica para que otros la definan.

Aunque esta teoría o más bien hipótesis os pueda parecer loca, que lo es sin lugar a dudas, prefiero ser yo el primer loco que comenta algo sobre ello. Además si os fijáis, no entra en conflicto con ninguna religión ya que se podría hablar de una energía superior, que podría ser Dios e incluso la conservación de la energía respalda la teoría budista de la reencarnación.

Pero toda hipótesis para convertirse en teoría tiene que ser demostrada y eso de momento se nos antoja complicado. Sin embargo, lo que si podemos demostrar es que un electrón cuando fluye generando corriente eléctrica, deja un hueco, que rápidamente es ocupado por otro. Así que ley de vida…o de muerte.


 

2 Respuestas

  1. ElizabethNo Gravatar
    Buenas tardes, la verdad me pareció bastante curioso tu escrito, pero me llama mucho la atención todo lo que dices y es que la ciencia no ha podido descubrir completamente nada sobre la vida y la muerte. Por lo que una teoría como la tuya puede tener una cierta razón.
    • DenisNo Gravatar
      Muchas gracias Elizabeth por tu comentario. La verdad es que todo el mundo puede hablar libremente de este tema ya que no hay nada teorizado, cada cultura tiene su interpretación y realmente lo que yo he escrito es una opinión personal, que por lo menos puede dar que pensar...o no jjaja. Saludos!!

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos