La evolución del Crash Test Dummy


La tecnología evoluciona a un ritmo bestial y como no iba a ser menos los coches incluyen esas últimas tecnologías que tanto desea el usuario, pero que a la vez son un verdadero quebradero de cabeza para los responsables de los crash test dummy, ya que muchas de estás nuevas tecnologías pueden alterar la posición natural de conducción.

Como todos sabréis, un dummy es un maniquí articulado que se usa en las pruebas de accidentes que cada modelo de coche tiene que pasar y simula las posibles lesiones que genera un accidente en el cuerpo humano. En Europa, por ejemplo, tenemos un organismo llamado Euroncap(enlace), que evalúa la seguridad de cada modelo nuevo y se ha convertido en un referente en el mundo de la automoción, así que si tienes pensado comprar un coche nuevo te animo a que visites su web.

Historia del dummy

Los primero datos de fallecimientos en accidentes de automóvil se remontan a finales del siglo XIX, consecuentemente acompañados de una evolución en términos de potencia de los motores y de la popularización del propio automóvil.

Desde aquella época ya se planteó la necesidad de contar con medios de análisis y métodos para la simulación de accidentes y ante el alarmante crecimiento de las defunciones en accidentes, empezaron las pruebas.

-La evolución del Crash Test Dummy-La última evolución del dummy se llama “Thor” y es el utilizado hoy en día en todas las pruebas de crahs test dummy. Este maniquí inteligente cuesta la friolera de $400.000 cada uno y bajo su apariencia de simple maniquí de tienda de ropa, esconde tecnología puntera que hace valer hasta el último dólar.

Pero no todo fue tecnología puntera y maniquís humanos, sino que inicialmente fueron a lo más básico y eficaz, cadáveres humanos. En aquellas pruebas obtuvieron importantes datos sobre las fuerzas de aplastamiento y desgarros que ocurrían a alta velocidad, pero la falta de datos concluyentes y el problema moral que suponía el uso de cadáveres, hizo que esta práctica fuera abandonándose.

La presencia del primer dummy en pruebas de accidente está datado en 1949, donde Samuel W. Alderson creó el primer maniquí llamado “Sierra Sam” y su propósito fue probar el asiento eyectable de los aviones de combate. Pocos años después, viendo el éxito de las pruebas, Alderson creó un modelo exclusivo para la Ford y General Motors.

Tecnología de un dummy

Desde “Sierra Sam” el dummy ha sufrido constantes evoluciones y ha aportado valiosísimos datos, responsables de los elementos de seguridad que tenemos hoy en día montados en el coche.

La última evolución del dummy se llama “Thor” y es el utilizado hoy en día en todas las pruebas de crahs test dummy. Este maniquí inteligente cuesta la friolera de $400.000 cada uno y bajo su apariencia de simple maniquí de tienda de ropa, esconde tecnología puntera que hace valer hasta el último dólar.

-La evolución del Crash Test Dummy-La última evolución del dummy se llama “Thor” y es el utilizado hoy en día en todas las pruebas de crahs test dummy. Este maniquí inteligente cuesta la friolera de $400.000 cada uno y bajo su apariencia de simple maniquí de tienda de ropa, esconde tecnología puntera que hace valer hasta el último dólar.

Thor lleva montado 57 sensores y analiza más de 140 variables, desde compresión en el pecho, aceleraciones en el esternón y movimientos del cráneo. También, contiene algunos sensores adicionales que permiten el análisis de impactos en la cara.

Sin lugar a dudas, es el dummy que más sensores lleva y es el que más información aporta, pero no son todo elementos electrónicos, sino que a parte de esos sensores otra de las características importantes de estos maniquíes es el material con el que están hechos los supuestos órganos internos, que tienen que ser lo más parecido al de los humanos. Para ello, Thor monta una pelvis y una columna bastante biofiel, que permite simular al dummy las posturas más comunes al ir sentado conduciendo.

Retos a futuro del dummy

Una de los principales desventajas del dummy, según biólogos, es que a pesar de su evolución y del aumento de los datos recogidos por parte del maniquí, va a ser difícil que un dummy llegue a simular al 100% las lesiones que puede llegar a tener el cuerpo humano en accidentes de coche.

Con el fin de conseguir una respuesta más precisa el GHBMC (Global Human Body Models Consortium), ha desarrollado un modelo computacional en 3D que simula la columna vertebral y los órganos internos de nuestro cuerpo.

La misión de este consorcio, compuesto por varios fabricantes de automóviles, es tener para el 2017, trece modelos de simulación desarrollados, donde se incluyen niños, personas mayores y comportamiento de peatones. La simulación consiste en simular los movimientos de la cabeza, cuello, modelización del tórax, abdomen, pelvis y extremidades inferiores.

Ya se están empezando a ver los primeros resultados de este proyecto, ya que gracias a las simulaciones realizadas en atropellos a niños, están desarrollando parachoques que hacen que los niños atropellados aterricen con las manos o con los pies, en lugar de la cabeza.

Uno de los principales retos que el crash test dummy tendrá que resolver, será cuando se popularice el coche sin conductor (driverless car), que aunque sea autónomo y tome las decisiones más idóneas en cada momento, no significa que se vayan a eliminar las muertes en la carretera. Según expertos, esta tecnología presenta un gran problema, ya que al no tener que estar el conductor atento al volante, la posición del conductor puede cambiar considerablemente, ya que en el momento del accidente puede que estemos erguidos, con los brazos encogidos o incluso girados, y estas posiciones se hacen prácticamente imposible simularlas con los dummies. Por lo tanto, el software de simulación del consorcio se hace indispensable para las nuevas tendencias posicionales de conducción.

Conclusión:

El dummy es el responsable de la presencia de la mayoría de elementos de seguridad que tiene hoy en día el automóvil. La constante evolución en el sector del automóvil va hacer que cambien nuestros hábitos de conducción, por lo que la industria demanda nuevos elementos de detección de lesiones en accidentes. Ojalá llegue algún día un avance en el que las muertes en la carretera pasen a la historia, pero hasta el momento tendremos que conformarnos con avances como el descrito en el artículo.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos