ETcc: Hackeando tu cerebro


Como si de una máquina se tratara, ya está aquí la nueva técnica de estimulación cerebral ETcc o estimulación transcraneana por corriente continua.

Desde hace ya algún tiempo, psiquiatras y neurocientíficos aplican con éxito terapias electroconvulsivas (TEC) a pacientes que sufren lesiones o disfunciones cerebrales como podrían ser migrañas, parálisis faciales o esquizofrenia. Todo esto, simplemente aplicando a través de electrodos corriente continua al cerebro.

Como bien sabréis, nuestro cerebro esta constituido por millones de células de excitabilidad eléctrica llamadas neuronas. Pero a parte de transmitir información a través de impulsos eléctricos, parece que también responden de una forma significativa cuando se les aplica una corriente externa, como si de un condensador se tratara. Un claro ejemplo de ello, es el tratamiento experimental que se está dando a pacientes de Alzheimer, donde a través de la colocación de un electrodo directamente en el cerebro, los médicos están apreciando una clara mejoría en la memoria de los pacientes. Esta misma técnica se aplica también a pacientes con Parkinson, donde los temblores remiten considerablemente cuando el electrodo intracerebral está en funcionamiento.

Pero el tema de hoy no pretende tratar cuestiones médicas tan importantes como el Parkinson ni el Alzheimer, sino algo mucho más banal que la ETcc puede llegar hacer, nada más y nada menos que mejorar nuestro rendimiento cerebral.

Dejando polémicas a parte, de si el ser humano usa una pequeña parte del cerebro, la ETcc o tDCS en inglés, consiste en aplicar corrientes continuas al cerebro de muy débil intensidad a través de unos electrodos colocados en el cuero cabelludo. Según expertos, “las neuronas más cercanas a la posición de los electrodos aumentan su probabilidad de excitación eléctrica, produciéndose modificaciones medibles en la memoria, el habla, el estado de ánimo, la función motora y otros dominios de la cognición.”

Aunque todavía no se sabe con claridad si las mejoras comentadas anteriormente son solamente transitorias, parece que la aplicación repetida de estas corrientes puede realizar modificaciones neuronales a más largo plazo.

ETcc para la estimulación cerebral

Así que con una simple batería y un par de electrodos podemos mejorar nuestra capacidad neuronal. Pero aquí es donde radica el problema, ya que debido a la sencillez de un equipo de ETcc, está empezando a surgir un movimiento Do it Yourself, donde personas sin conocimientos de electrónica y menos de medicina se están montando sus propios equipos y auto aplicando corrientes al cerebro.

A pesar de que la corriente es de intensidad muy débil y la sensación que notamos en la piel al paso de esta corriente es un simple hormigueo, los peligros de auto gestionarnos electricidad con un aparato de ETcc casero son muy altos. Una mal uso de ésta estimulación puede derivar en quemaduras cutáneas, afectar a nervios o a la estructura interna de la cavidad craneal. Todo esto sin tener en cuenta que la probabilidad de que dicha corriente eléctrica pueda traspasarte el corazón, y aquí es donde te despides. Por tanto, ¡ni se te ocurra hacer esto en casa!

Este es uno de los motivos del porque el instrumental electrónico médico pasa tantos controles, y consecuentemente es tan caro. Dichos dispositivos se aseguran muy bien de hacer tierra para que no haya derivaciones de corriente y de tener seguidores de tensión, entre otras cosas, para que no haya fluctuaciones de la corriente o picos de tensión.

Roy H. Hamilton, profesor de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Pennsylvania y Jihad Zreik doctorando de la Universidad de Londres afirman que la estimulación transcraneal tiene grandes beneficios sobre las capacidades de nuestro cerebro, pero también advierten de los posibles riesgos físicos, comentados anteriormente, y éticos.

Estos conflictos que comentan hacen referencia al momento de uso de la estimulación. Ante cualquier reto que tengamos o inconveniente que se nos presente, ¿sería necesario estimular el cerebro? ¿Profesores o jefes de empresas tendrían el derecho de sugerir la estimulación a sus alumnos o trabajadores para que aumenten su rendimiento? Si con una simple pulsación de un botón conseguimos mejorar nuestro rendimiento, ¿dónde estarían los límites?

Como hemos visto la estimulación transcraneana por corriente continua o ETcc, es una técnica de estimulación cerebral respaldada por neurocientíficos como mecanismo para aumentar nuestras capacidades cerebrales, pero los riesgos que conlleva auto administrarse corriente lo convierte en una actividad que debe estar supervisada por personal médico. La ambición humana de ser cada vez mejores la convierte en una práctica muy peligrosa y éticamente comprometida.

Quien sabe, si algún día esta estimulación evoluciona y no se nos va de las manos, puede que la escena de la película Matrix que tanta envidia nos daba se convierta en realidad, “necesito un curso para pilotar un helicóptero…” Done!


 

2 Respuestas

  1. MARIA ISABELNo Gravatar
    Hace muchos años que escuché de esta técnica para enfermos mentales... Es cara... y ahora entiendo por qué no se conoce a nivel general... Sinceramente creo que hay otras alternativas más seguras y eficaces para las diferentes necesidades cerebrales y neuronales. Sólo que tal vez se desconocen. saludos.
    • DenisNo Gravatar
      Hola Maria Isabel, gracias por el comentario. En respuesta, parece que la electroestimulación neuronal se utiliza mucho en psiquiatría, desconozco si hay alternativas mejores, desde luego si que parecen bastante rudimentarias, pero bueno el tiempo lo dirá

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos