Un disco duro preocupantemente lleno


Nacemos de información genética, hemos evolucionado como especie gracias a la información que hemos dejado escrita en los libros durante la historia humana y seguimos generando información almacenándola en discos duros para generaciones futuras. Pero lo que siempre ha sido una transferencia de conocimiento, ahora se está empezando a convertir en un problema.

Como especie, tenemos la necesidad de comunicarnos y esta necesidad ha aumentado vertiginosamente desde la aparición de las redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea, etc… Al día de hoy ya tenemos en España más de 14 millones de usuarios activos en las redes sociales, y aunque el uso que da cada uno a estas redes es muy diferente, la realidad es que generan una excesiva información, sea tanto en blogs, memes, propaganda política o videos en general.

Cualquier usuario de Internet se habrá dado cuenta, al realizar búsquedas en Google, de la cantidad de información que hay duplicada en la red o información similar que no aporta un valor añadido, llenando los discos duros o servidores de los hosting web. Internet ha dejado ya de ser un buen medio como fuente de información y se ha convertido en un negocio donde lo único que importa realmente no es la información en sí, sino el dinero que puede haber detrás de cada visita. Sin embargo, el motor interno de Google cada vez penaliza más la información duplicada y promociona más la información original y relevante, para intentar recuperar la esencia de esa Internet de los comienzos, donde no había tanto contenido.

sala con disco duro o servidores

Y si no tuviéramos poco con la información que tenemos almacenada en nuestro disco duro, servidores, nube, etc… Ahora ya no solo va a ser el ser humano el que genere información en Internet, sino que damos paso también a las máquinas. Estamos en la era del Internet de la cosas o comúnmente llamado por su término anglosajón Internet of Things, donde millones de sensores almacenarán las variables que midan en servidores de datos, que en vez de estar en la nube (Cloud), estarán en la niebla (Fog). Todo esto para monitorizar variables o controlar dispositivos electrónicos a distancia.

Empieza a existir cierta preocupación ante toda esta cantidad de datos que generamos y vamos a generar en el futuro, de hecho se está empezando a calcular cuanta información puede almacenar la Tierra. Aunque suene inverosímil, existen cálculos que nos dice cual es el número de bits que puede almacenar nuestro planeta. Según la formula de Seth Lloyd, profesor de computación cuántica del MIT, si pensamos en la Tierra como un disco duro, ésta puede llegar a almacenar un total de 1x1056 bits, es decir un trillón de trillón de trillón de trillones de gigabits. Una cifra que puede llegar a marear, pero teniendo en cuenta que en 2007 los humanos hemos almacenado 2x1021 bits, dos trillones de gigabits, ya no parece tan alta.

Haciendo números, deducimos que todavía pasaría mucho tiempo hasta que lleguemos a llenar la tierra de datos, pero esta conclusión la sacamos extrapolando la cantidad de datos que generamos en la actualidad, pero la tendencia nos dice, como hemos comentando antes, que el ritmo de generación de datos almacenados crece muy rápido y no de forma lineal, por tanto el ritmo la extrapolación no sería acertada.

De un modo u otro, llegamos a la conclusión de que nuestra capacidad de almacenamiento es limitada y que ya hay gente que se está preocupando de esto, como son Martin Hilbert y Priscilla López, profesores de la Universidad de California y Cataluña respectivamente, los cuales intentar teorizar y estimar nuestra capacidad real de almacenamiento y sus posibles consecuencias.

Pero no va a ser todo negativo en esta historia, ya que gracias a los científicos del campo de materiales, existen alternativas de almacenamiento a los discos duros. La alternativa más actual es el disco duro de estado sólido o SSD, que sin entrar en muchos detalles, es la tarjeta de memoria que llevan nuestras cámaras, móviles y no desde hace mucho tiempo nuestros ordenadores. Gracias a su rápida evolución ha permitido ser instalada en ordenadores, reduciendo a la mitad el grosor de éstos.

Disco duro de estado sólido

Disco duro de estado sólido

Otra posible alternativa, nos la trae la empresa japonesa Hitachi, que han desarrollado un cristal de cuarzo en el que es posible grabar 40Mb en cada capa, pudiéndose aumentar ésta en función del grosor del cristal.

En definitiva, los avances tecnológicos van hacer cambiar la forma en la que almacenemos datos, y aunque pasemos de discos duros a formatos más pequeños e incluso formatos que puedan estar integrados en la naturaleza, nuestra capacidad de almacenamiento siempre va a ser limitada, por lo que deberíamos de empezar a preocuparnos de que es lo que conservamos y que es lo que queremos borrar. Todo esto sin tener en cuenta la cantidad de recursos energéticos que consume el funcionamiento constante de los servidores, que en muchos de ellos albergan información no relevante.

Así que la próxima vez que quieras guardar un mail, piénsalo dos veces si realmente es importante conservarlo.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos