Big data: cuando las calles se convirtieron en seguras


Somos datos, generamos datos y cada vez vamos a generar muchos más datos. Aunque no seamos conscientes de la huella digital que dejamos, si que lo son las empresas que aprovechan el big data para cruzar la información y vender sus productos.

Pero, ¿qué es todo esto del big data? Básicamente el concepto del big data hace referencia a la cantidad de información que generamos cuando navegamos por Internet. Información como las páginas web que visitamos, los productos que estamos buscando, con quien nos relacionamos en la redes sociales e incluso donde nos encontramos gracias a la información que aporta el GPS. Por tanto, si procesamos todos estos datos, gracias a la lógica difusa, se pueden obtener patrones de consumo, de gustos o de comportamiento en tiempo real. Así que el elemento diferenciador que le hace característico al big data es el tiempo, ya que lo que realmente les importa a las empresas es lo que vas hacer, vas a consumir o donde vas a estar en estos momentos, en función de una variable que puede ser atmosférica(si llueve o no), si tienes vacaciones o no, o si ha ocurrido algo inusual, como puede ser un terremoto o algún otro desastre.

Los orígenes del big data se remontan a los años 90 donde el informático John Mashey teorizó este concepto en uno de sus artículos, donde ya comentaba como iba a repercutir a los humanos la cantidad ingente de datos que se iban a generar en años venideros. Parece que razón no le faltaba, ya que la Unión Europea estima que generamos más de 1.700 billones de bytes por minuto.

Como vemos, no hablamos ni de conceptos ni de practicas nuevas, y aunque no sabría decir quién fue la primera empresa en usar el big data para sus propósitos, si puedo asegurar que la primera en usarlo siendo nosotros conscientes fue Google. Todos conocemos como es Google y como se aprovecha de sus diferentes aplicaciones para entrecruzarlas y obtener información de ti. Información que recoge de tu cuenta de correo, del uso de su buscador, de la utilización de su sistema operativo Android y de su red social.

Gracias a la mejora considerable que se ha producido en la velocidad de procesamiento de grandes cantidades de datos, ya no es solo Google quien pone en práctica estas técnicas. Al gigante tecnológico se le han sumado un número alto de empresas en usar el big data, las cuales han visto en esta practica un medio para potenciar su negocio. Desde supermercados, bancos, ingenierías hasta ayuntamientos.

Una vez hecha mi obligada explicación de lo que es el big data, mi propósito es explicaos, como siempre, un proyecto innovador que hace referencia al uso de esta técnica. Para ello, hoy nos desplazamos hasta Eindhoven.

La compañía internacional de servicios de tecnologías de la información Atos junto con Intel y la colaboración del ayuntamiento de la ciudad, han comenzado una prueba piloto en la ciudad holandesa llamada CityPulse, donde aseguran que va a mejorar la seguridad y habitabilidad de la ciudad.

Para los que nunca han estado en Eindhoven como yo, la ciudad holandesa tiene una de las calles con más ambiente nocturno de todo Holanda, con más de 50 bares y discotecas y un montón de visitantes tanto nacionales como internacionales en busca de ocio nocturno. Todos sabemos que cuando juntas mucha gente en un mismo sitio con alcohol y noche, el resultado son incidentes y aquí es donde entra CityPulse.

big data para hacer calles más seguras

CityPulse usa el big data como fuente de información en tiempo real para detectar posibles incidentes antes de que ocurran o vayan a más. Para ello, utiliza tres medios de captación de datos: cámaras de seguridad, micrófonos y análisis de las redes sociales.

Las cámaras de seguridad inteligentes, analizan la gente que entra y sale de la calle y comportamientos grupales de la gente, es decir, si hay gente corriendo o realizando movimientos extraños. Los micrófonos detectan el volumen de las conversaciones, si hay gente chillando, discutiendo, riendo, en definitiva detecta estados de ánimo. Todo esto se une a un software que analiza lo que la gente presente en la calle publica en las redes sociales, para controlar el estado de humor.

Si cruzamos todos estos datos en tiempo real, el resultado es un potente mecanismo de detección ante posibles incidentes, que hace que la policía llegue antes de que ocurra nada.

Pero el big data también tiene su lado oscuro y no es otro que la falta de privacidad y el posible robo de datos. Aunque a todos nos guste sentirnos seguros, no a todos nos gusta que nos lean nuestros emails, nuestros tweets o sepan donde estamos en todo momento. Por tanto, este es principal reto al que se presenta el big data, como hacer que esos datos se almacenen de forma segura y como hacer que la gente no sienta invadida su privacidad.

Como hemos visto con CityPulse, el big data no consiste solo en recopilar datos para que empresas te ofrezcan sus productos, ya que también ofrece soluciones a problemas sociales. Pero la popularidad de esta técnica pasa, como hemos comentado, en asegurar a la gente el control y el uso adecuado de su información. Por tanto, si eres de los que te preocupa tu privacidad, llegan días oscuros para ti.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos