La electrónica y la Smart City también pueden salvar vidas


Vivimos en una sociedad donde la sensación de inseguridad crece día tras día y como consecuencia de ello el uso de armas de fuego y otros elementos de protección crece vertiginosamente, por lo que o ponemos freno a esto o nos acabaremos matando unos a otros.

EE.UU es el país donde hay más armas de fuego por habitante, el acceso a ellas es verdaderamente simple, de hecho para poder adquirir un arma no hace falta ninguna licencia especial ni ningún documento que no se puede conseguir en pocos minutos. Pero debido a esta fácil accesibilidad, en USA mueren tres personas a la hora por arma de fuego, por lo que empieza a convertirse en un problema de estado, donde políticos discuten sobre la limitación del uso o el aumento de las restricciones en la compra. Pero en un país donde el uso de las armas de fuego para la autodefensa viene recogida en su constitución, se hace bastante complicado llegar a un acuerdo político.

Como siempre la política es bastante lenta y nunca aporta soluciones en el momento en las que se necesitan. Afortunadamente, existen proyectos tecnológicos que empiezan a dar una posible alternativa para poder atajar o mitigar este problema. Para ello, el gobierno americano esta financiando proyectos de base tecnológica cuya misión es construir una pistola que solamente responda a su dueño, acuñando así el término “Smart gun” o pistola inteligente.

Uno de los proyectos existente, consiste en añadir un sistema de radiofrecuencia a la pistola (RFID), el cual hace de autentificador. Para lograr esto, se instala una placa electrónica con chips RFID y alimentación en la propia pistola, también es necesario llevar puesto un anillo en el dedo o un banda en la muñeca. Estos wearables generan una señal que es detectada por la pistola y al identificar al propietario ésta se desbloquea. En el momento en el que la pistola pierde la señal o ésta se debilita (más o menos a unos 40 cm), la pistola vuelve a bloquearse impidiendo su uso. El proceso de desbloqueo de la pistola dura menos de medio segundo, evitando así complicaciones en momentos donde la rapidez de actuación es imprescindible.

pistola inteligente para detectar propietario

Otro de los proyectos, con objetivos similares, plantea mediciones de variables biométricas. En esta ocasión se elimina el uso de bandas y anillos y se instala un sensor capacitivo en la pistola para la detección de huellas dactilares, desbloqueando la pistola en el momento en que la lectura de la huella digital coincide con la registrada. Gracias a una memoria interna, se pueden grabar varias huellas para permitir el uso de la pistola a varios agentes, militares, etc…Además, gracias a la posibilidad de almacenamiento de datos, la pistola registra el usuario y el momento en que se ha realizado el disparo, obteniéndose así históricos para posibles crímenes o negligencias policiales.

A parte de la huella dactilar, existen otros proyectos donde se miden otras variables biométricas como podrían ser la detección de la estructura de los vasos sanguíneos, característica intrínseca de cada persona, o la detección del tono de voz.

Estas líneas de desarrollo de las pistolas inteligentes, intentan más que nada evitar muertes accidentales por disparo y poner un poco más difícil la venta de armas de fuego en el mercado negro.

Dependiendo en que sociedad vivamos, solamente la presencia de un arma o el uso de la misma puede generar terror para el ciudadano. Para mejorar nuestra sensación de seguridad la empresa americana SST Inc., ha desarrollado un complejo sistema de detección, enmarcado en proyectos de Smart City, donde gracias a la distribución alrededor de la ciudad de sensores, son capaces de detectar el sonido de un disparo.

Sensores acústicos, micrófonos y cámaras son instalados en postes metálicos, en cornisas de edificios o en las propias luminarias de la ciudad y están constantemente escuchando el ambiente. Cuando se produce un disparo el sonido es detectado por el sistema y enviado a un centro de datos donde triangulariza la posición del disparo, esta posición es enviada instantáneamente a la policía indicando las coordenadas del lugar exacto y a través de Google Maps o un sistema cerrado de navegación que tenga la policía, pueden acudir al lugar del accidente en un tiempo record.

Este proyecto llamado ShotSpotter empezó en 2009 con una prueba piloto, barriendo una pequeña área de un municipio de la ciudad de Nueva York. Pero debido al éxito de las pruebas y a la gran información que aporta al cuerpo policial, ya se está extendiendo a otros barrios de Nueva York y a otras ciudades americanas.

La electrónica siempre ha ayudado al ser humano a hacer su vida más cómoda, más segura o más divertida, pero lo que no nos hace es ser más inteligentes. Desgraciadamente estos proyectos solo tienen un efecto disuasorio al acceso de armas de fuego para aquellos que no suelen usar mucho la cabeza, pero no ataja el principal problema que no es otro que la prohibición del uso de armas o la venta de las mismas. Esta decisión se la dejaremos a otro grupo social de inmensa sabiduría, los políticos.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Simple Share ButtonsGracias!!
Simple Share Buttons

APOYA LA INVESTIGACIÓN

HAZ QUE SE DIVULGUE!

Nombre:

Email:

Mailchimp se encargará de la protección de tus datos